Crecen las ventas de productos electrónicos en España

0

La globalización e internet han provocado una modificación en los hábitos de consumo, pero pocas veces los consumidores han experimentado unos cambios en su conducta de forma tan rápida como los experimentados en la crisis del coronavirus. En el escenario actual y a pesar de la incertidumbre, muchos consumidores están recuperando los patrones de consumo previos a la pandemia.

Las compras offline, aquellas que se realizan en tienda física y que habían caído un 83% durante el confinamiento, han vuelto a niveles normales y se mantienen ‘estables’, según el último estudio realizado por Kantar Media. La consultora destaca que el consumo online, que había experimentado un claro repunte durante este periodo, ha caído volviendo a un equilibrio similar al registrado antes de la crisis por la covid-19.

Pese a ello, hay algunas prácticas que sí han cambiado. Según el análisis de Kantar, existen nuevos hábitos de consumo como el delivery o petición de comida a domicilio, que han salido reforzados de esta crisis, experimentando una subida en sus ventas superior al 30%. Más allá de esto hay una tendencia que es común a todos los sectores y es que, ante las restricciones de movilidad, el hogar se ha consolidado como el centro de nuestras vidas: nuestro lugar familiar, nuestro lugar de ocio y nuestro entorno profesional.

Todos los expertos coinciden en que la tendencia de que nuestra vivienda gana importancia en la vida profesional y personal se va a mantener mucho tiempo. Esto ha hecho que aumenten las ventas de equipamientos deportivos, del mobiliario de oficina, de productos de limpieza y primera necesidad, de los juguetes e, incluso, de decoración y remodelación.

La demanda de bicicletas estáticas ha aumentado más de un 450% y la de elípticas más de un 200 % desde el inicio de la cuarentena; mientras que la de venta de televisores ha crecido un 15%, pues el ocio y el deporte se viven ahora desde casa.

“Al cambiar la rutina habitual, los consumidores se han visto obligados a modificar también sus patrones de compra. En este sentido, Los productos que generan mayor interés son todos aquellos relacionados con el hogar como televisiones, pequeños electrodomésticos, lavadoras…”, explica Rubén Blázquez, Fundador de Eureka Electrodomésticos.

A destacar también el aumento en la demanda de productos para la elaboración o reparación de ropa, como por ejemplo las máquinas de coser, que han experimentado una subida superior al 300%, o la renovación de las lavadoras, que han visto como su uso continuado ha derivado en averías y en un incremento significativo de sus ventas.

EL PRECIO ES LA CLAVE

Un informe de la Asociación de Fabricantes y Distribuidores (AECOC) señala que 6 de cada 10 personas controlarán más sus gastos y se fijarán más en precios y promociones, ya que 4 de cada 10 ya notan en sus bolsillos los efectos de esta crisis.

“La situación económica está forzando más la competencia en precio y el mercado está haciendo ajustes que benefician a los compradores. Muchas personas están aprovechando para renovar los electrodomésticos más importantes en sus domicilios o negocios, para aprovechar los precios bajos”, explica Rubén Blázquez, quien añade que “este Black Friday, en plena crisis, será una oportunidad tanto para vendedores como clientes”.

Lo cierto es que muchas personas han limitado sus gastos durante el verano y, probablemente, se verán obligados a reducir sus viajes durante estos meses y en Navidad. Todo esto hará que el dinero ahorrado se destine al presupuesto de las compras tradicionales de estas fechas (Black Friday, Cibermonday, campaña de Navidad); sin embargo, las perspectivas proyectan más moderación para el mercado en España que el habitual en este periodo, según un estudio de Think with Google.

El consumo estará condicionado por la economía y la salud, ya que para la mitad de la población española son estas dos sus principales preocupaciones, tal y como recoge el informe ‘Consumer Confidence’ de Nielsen.

El estudio de Google mantiene que el consumidor para el Black Friday será prudente, previsor y conectado, y se decantará por la compra de ropa y complementos (32%), electrónica (26%), cultura (24%), muebles (10%) y belleza (8%). Además, señala lo que el comprador espera por parte de las empresas: más descuentos (58%), más productos rebajados (22%), promociones más largas (17%), frente a los que nos esperan nada nuevo (14%). En este sentido, Rubén Blázquez destaca: “Es por ello por lo que este Black Friday, podemos esperar descuentos más agresivos y una mayor oportunidad de ahorrar que en otros años”.