El sector de comida rápida sigue engordando

0

Según revela un estudio elaborado por el Observatorio Sectorial DBK de INFORMA D&B, las ventas de los establecimientos de comida rápida y a domicilio alcanzaron los 2.845 millones de euros en 2015, lo que equivale a un crecimiento del 3,5% respecto a 2014, año en el que habían aumentado un 1,5%. La mejora de comportamiento del gasto de las familias, y en particular el gasto en turismo y ocio, han permitido esta evolución.

Por tipo de servicio, las ventas en mostrador se incrementaron un 2,7%, hasta situarse en 2.515 millones de euros en 2015. Por su parte, el servicio delivery fue el más favorecido por el positivo comportamiento de la demanda, con un aumento del 10%, hasta alcanzar los 330 millones de euros.

En función del tipo de establecimiento destaca el dinamismo de las ventas de las pizzerías, gracias a la expansión de las principales cadenas y al crecimiento de la demanda en las entregas a domicilio. Así, el negocio creció un 6,4%, hasta facturar los 500 millones de euros.

En el caso de las hamburgueserías, la facturación de los establecimientos aumentó un 2,1%, hasta los 1.480 millones de euros, concentrando más de la mitad del mercado total. Por su parte, las bocadillerías facturaron 545 millones (+4,8%), mientras que el segmento de otros establecimientos alcanzó los 320 millones de euros (+3,2%).

En 2015 se encontraban operativos 4.550 establecimientos de comida rápida y a domicilio, unos 150 más que el año anterior. Cerca del 80% de los locales son explotados en régimen de franquicia, participación que registra una tendencia creciente. Los segmentos de bocadillerías y hamburgueserías cuentan con cerca de 1.300 establecimientos en cada caso, mientras que las pizzerías superan los 1.100 locales y el grupo de otros establecimientos reúne 880.

Las principales cadenas cuentan con una sólida posición en el mercado, concentrando en 2015 las cinco primeras el 71,5% del valor total de las ventas, participación que ascendió al 82,5% al considerar a las 10 primeras.

A corto y medio plazo la facturación de los establecimientos mantendrá la tendencia al alza, estimándose tasas anuales de variación de alrededor del 4% en el periodo 2016-2017.