De acuerdo con el criterio establecido por la Inspección de Trabajo, el tipo de sistema de registro es de libre elección para la empresa, que deberá consultarlo con los representantes de los empleados, y que deberá garantizar la fiabilidad e invariabilidad de los datos y refleje cada día la hora de inicio y de finalización de la jornada. Incluso, hasta un teletrabajador que no acuda a la oficina para fichar, también deberá registrar su jornada.