Patricia Gallego, CEO de Shukran Group: “Buscamos franquiciados enamorados del proyecto”

0

Shukran Group, empresa especializada en cocina mediterránea con influencia libanesa, surgió en el año 2010 como un nuevo concepto de comida saludable, que combina la esencia de los exóticos platos libaneses y la calidad de la cocina mediterránea. Su CEO, Patricia Gallego, concedió una entrevista a Pymesyfranquicias.com

¿Cuándo y cómo surgió la idea de crear esta empresa?

La idea de Shukran parte de Bill Saad, empresario de origen libanés que se crió entre Francia y Canadá, dedicado a múltiples negocios que no tenían nada que ver con la restauración. Una vez desembarca en España echa de menos un sitio en el que comer, recibir a los amigos, hacer negocios, en definitiva, sentirse cómodo. Hay que tener en cuenta que en la cultura libanesa, en general, son muy buenos anfitriones, y eso es lo que le anima a poner en marcha un restaurante donde recibir a sus amigos, a sus clientes. De esta forma, se abre el primer restaurante Shukran en Sanchinarro (Madrid).

¿Cuándo y por qué decidieron franquiciar?

La verdad es que como a otras franquicias vinieron a buscarnos. Los responsables de Casa Árabe, centro estratégico en las relaciones de España con el mundo árabe, conocían el concepto, les había gustado y nos propusieron llevar su restauración. Empezamos con ellos en el año 2012 y como funcionó muy bien se empezaron a abrir restaurantes hasta llegar a los que tenemos hoy.

¿Cuál es la situación actual de su empresa en el mercado nacional, en cuanto a establecimientos propios y franquiciados?

Actualmente contamos con cuatro establecimientos, dos propios y dos franquiciados. Nuestro objetivo es abrir muchos más, de hecho hay muchas personas interesadas, pero en medio del plan de expansión surgió otra oportunidad de negocio. Me explico, cada día los comensales nos preguntaban por nuestros hummus, nuestros baklawas, nos decían que dónde podían comprarlos y eso nos animó a desarrollar una línea de productos que pusimos a la venta. El resultado fue un éxito y al tener una demanda tan alta, actualmente estamos volcando todo nuestro esfuerzo en desarrollar esta línea de negocio. Lo que no quiere decir que hayamos dejado de lado la apertura de franquicias, pero creemos que es mejor hacerlo de forma más ordenada.

¿Dónde establecen las diferencias con sus competidores?

Bill Saad quería que la gente que visitase sus restaurantes se sintiese como en casa. Nosotros no solo vendemos comida, ofrecemos una experiencia gastronómica. Imagina por ejemplo ir a Shukran Casa Árabe, estás frente al Retiro en una terraza espectacular cenando o tomando una copa y acabas la noche compartiendo una shisha con amigos.

 ¿Qué objetivos de expansión contemplan para 2019 y más a medio plazo?

Con nuestra línea de retail queremos estar presentes en todos los lineales de los supermercados. Actualmente nos pueden encontrar en El Corte Inglés, en Carrefour, La Sirena, Canal Horeca y en Amazon. Con nuestros restaurantes queremos continuar con una expansión controlada, creemos que en Madrid aún hay hueco para abrir un par de ellos más.

¿Cuál es el perfil de franquiciado que más les interesa para gestionar su modelo de negocio?

Buscamos un perfil que esté enamorado del proyecto. Shukran no es un restaurante al uso, es una experiencia gastronómica. De la formación ya nos ocupamos nosotros.

¿Qué tipo de apoyos ofrecen a sus franquiciados?

Nosotros acompañamos al franquiciado en todo momento, desde la elección del local hasta la apertura. Pero no buscamos una relación comercial, indudablemente se trata de un negocio, pero queremos que el franquiciado sea parte de la familia Shukran.

¿Están implantados en otros países o están contemplando la posibilidad de salir al exterior?

Actualmente los restaurantes solamente están y estarán en España. En cambio, la línea de retail sí está creciendo en otros mercados latinoamericanos con los que se está llegando a importantes acuerdos.

¿Qué inversión se requiere para montar su franquicia y en qué plazo se recupera esa inversión?

Depende del local y de la ubicación, pero a partir de 150.000 euros es posible tener un restaurante Shukran.