ROPA PARA NIÑOS – Los españoles gastan 1.764 millones de euros anuales en ropa infantil

0

ropa para niños. Los españoles gastan en ropa infantil 1.764 millones de euros anualmente. Las cifras analizadas por el estudio de Constanza Business & Protocol School (www.constanza.org) “El gasto en ropa infantil 2016” muestran como cada familia española gasta en ropa para niños 96,14 euros y el gasto en este tipo de prendas por menor de edad es de 209,45 euros.

En palabras de Mª de las Nieves Pérez Verdú, Directora del Observatorio de Protocolo de Constanza Business & Protocol School y del citado estudio, “el gasto en ropa infantil ha crecido en los últimos años, principalmente en mercados emergentes, donde las familias pueden invertir más en sus hijos, tanto en alimentación como en educación como en ropa, y lo más probable es que siga siendo así en el futuro”.

Cataluña, Andalucía, Madrid y la Comunidad Valenciana lideran el gasto en este tipo de prendas en España, con 298, 298, 260 y 202 millones de euros, respectivamente. Los que más gastan en ropa infantil por menor de edad en España son los asturianos, gallegos, castellanoleoneses, vascos y canarios, con 273,67, 250,84, 239,14, 233,53 y 225,17 euros, respectivamente.

A su vez, las familias españolas que más gastan en ropa para niños son las canarias, madrileñas, valencianas, catalanas y baleares, con un gasto medio anual en ropa infantil de 101,94, 101,80, 99,98, 99,78 y 99,06 euros, respectivamente.

Según explica Juan Aitor Lago, Director del Departamento de Investigación de Constanza Business & Protocol School e investigador del estudio, “el gasto en ropa infantil en España ha sufrido un descenso, principalmente debido a la crisis económica que ha afectado severamente a la capacidad adquisitiva de las familias españolas. Si bien no esperamos, a priori, grandes mejoras en los próximos años, cambios significativos en la economía y, sobre todo, mejoras importantes en la capacidad adquisitiva de las familias podrían dar la vuelta a la situación. España es un país en el que sus familias centran sus gastos, de manera principal, en sus hijos”.